Paul Krugman, economista estadounidense laureado con el Premio Nobel de Economía en el 2008. Profesor de Economía y Asuntos Internacionales en la Universidad de Princeton, compara las divisas digitales o criptomonedas con la burbuja inmobiliaria de 2008, que desencadenó la crisis económica mundial conocida como Gran Recesión.

El laureado con el Nobel de Economía tacha a las criptomonedas de «estafa» y cuestiona su uso más allá del mundo criminal.

Paul Krugman, quien es también un destacado columnista del periódico estadounidense The New York Times, calificó las criptodivisas de «estafa». Esto lo hizo en un artículo de opinión publicado este lunes y titulado en inglés ‘From the Big Short to the Big Scam’ (‘De la gran apuesta a la gran estafa’), en donde compara las monedas digitales con la burbuja inmobiliaria del 2008, el catalizador de la crisis económica mundial de hace 13 años en Estados Unidos y que se le conoce como la Gran Recesión.

Krugman hace referencia al libro de Michael Lewis y que fue hecho película titilado The Big Short ( ‘La gran apuesta’ en inglés), en el cual se centró la historia de la crisis financiera mundial de 2008, en donde un grupo de inversores estuvo dispuesto a apostar por lo impensable: la idea de que el enorme aumento de los precios de la vivienda en los años anteriores a la crisis era una burbuja, y que muchos de los instrumentos financieros aparentemente sofisticados que ayudaron a inflar la vivienda y que acabarían resultando ser basura sin valor.

Krugman aclara que no era tan evidente que los precios de la vivienda estaban disparados, resultaba difícil creer que pudieran estarlo hasta tal punto.

«Lo mismo dice ahora que nos lleva al estado actual de las criptomonedas», dijo el profesor en su columna del diario.

Asimismo recalcó que, desde hace tiempo, los «escépticos» se han preguntado cuál es la finalidad real de las criptomonedas y si hay algo de lo que estas sean capaces y «que no se pueda hacer más fácilmente con medios de pago más convencionales».

Recalca -«Las criptodivisas se están convirtiendo rápidamente en el pago elegido por muchos estafadores», en lo que representa «alrededor de uno de cada cuatro dólares perdidos por fraude», dice el autor en su reciente análisis.

«Me acuerdo de la burbuja inmobiliaria y de la crisis de las hipotecas de alto riesgo. Y si me preguntan, parece que hemos pasado de la Gran Apuesta a la Gran Estafa», concluyó el economista.